27 | 12 | 2014
Nuevo tratamiento para la Presbicia sin anteojos ni cirugía PDF Imprimir E-mail
Sociedad Argentina
Escrito por Rafael Franco   
Domingo, 18 de Octubre de 2009 10:18

Presbicia
La dificultad en la visión de cerca, llamado Presbicia, ha sido tratado desde siempre con gafas, una solución que requiere un cambio anual de las mismas. Es evidente que el tratamiento con gafas soluciona la dificultad visual temporariamente y empeora progresivamente la acomodación. Este fenómeno natural se debe a la pérdida del enfoque.

NUEVO TRATAMINETO PARA LA PRESBICIA SIN ANTEOJOS NI CIRUGIA

Nuestro tratamiento mejora la capacidad de acomodación y mejora la visión. Ambas cosas en forma permanente hasta que aparecen otros trastornos fisiológicos relativos a la edad (rigidez del cristalino-catarata).

Desarrollamos un colirio que contiene 2 drogas que separadamente han sido utilizadas en la oftalmología desde hace más de 50 años para otras enfermedades oftalmológicas,una de ella es un neurotransmisor y la otra un antinflamatorio no esteroide.

El neuro transmisor complementa la dismunición fisiológica de esta sustancia en el sistema nervioso central a partir de los 40 años, y el antiflamatorio no estereoide amortigua los efectos secundarios del neurotransmisor.
El 80% de los pacientes présbitas pueden reemplazar sus anteojos con este tratamiento, siendo necesario seleccionarlos cuidadosamente.

El tratamiento consiste en la administración de una a tres gotas diarias de acuerdo a las características de cada paciente.
UNA VEZ INICIADO EL TRATAMIENTO EL PACIENTE PUEDE ABANDONAR LOS ANTEOJOS DEFINITIVAMENTE.

Si suspendiera el tratamiento, la presbicia sería la misma que cuando lo inició, o sea, que durante el uso de las gotas su problema de enfoque no aumentaría como le hubiera sucedido al haber usado gafas.

Desde 1999 hasta la actualidad hemos tratado 300 pacientes en distintos países europeos y en Argentina, lo que revela claramente que muchos de esos pacientes llevan mas de 10 años de éxito con éste tratamiento.

HISTORIA DE UN DESCUBRIMIENTO OFTALMOLOGICO

Cuando comencé a estudiar oftalmología, en el año 1977, había un lugar ideal para formarse, ese lugar era Bélgica, donde se discutía críticamente cómo se debía curar a los pacientes en todo el mundo.

Rusia y EEUU trabajaban separadamente y Jules Francois, un profesor belga, se ocupaba entre otras cosas, de unificar los criterios que separaba la “cortina”.

En aquellos años los oculistas no pensábamos en el perjuicio que podía ocasionar el uso de anteojos para tratar la presbicia, por el contrario, estábamos muy contentos con esa forma de poder solucionar el problema de ver mal de cerca.

Sin embargo, aunque parezca difícil de comprender, ya existían medicamentos que podían solucionar la presbicia, pero se usaban para otras enfermedades.

Mi primer maestro, en el hospital Durand, el Profesor Gustavo Piantoni, me ayudó a obtener, en 1978, una beca para trabajar con el Prof. Francois en Bélgica.

A partir de ese acontecimiento me convertí en su discípulo, oftalmólogo, investigador y crítico de la actividad médica en general y oftalmológica en particular.

COMIENZOS DEL NUEVO METODO Con el Profesor Victoria, mitad argentino, mitad belga, trabajamos duro y publicamos numerosos artículos de investigación médica.
Entre las diferentes drogas que usábamos en los experimentos figuraba el principal componente de este descubrimiento para tratar la presbicia sin anteojos ni cirugía.
En 1999, 22 años después, cuando comencé a padecer presbicia, se me ocurrió que esa droga que había utilizado para curar otra enfermedad y que provocaba un mejoramiento de la visión cercana pero que empeoraba la visión de lejos y de media distancia, podía ser la solución.
Si lograba modificar la acción del medicamento para que no empeorara la visión de lejos y de media, manteniendo la función para ver bien de cerca, podría evitar el anteojo y ver cómodamente en todas las distancias como cuando era más joven.
Ese mismo año logré el objetivo y comencé a tratarme a mí mismo, a mis colegas y amigos con una mezcla de medicamentos que ya se usaban en la oftalmología desde los años 60 para tratar otros problemas.

RESULTADOS Los resultados fueron maravillosos: no sólo no usábamos anteojos, sino que la presbicia que librada a su evolución, es progresiva, en todos los pacientes tratados con nuestro medicamento, se había detenido.
FORMALIDADES Después de muchas modificaciones y puestas a punto, en el 2003 decidí asociarme con la Universidad de León para costear los gastos del desarrollo de un colirio y su patentamiento en Europa y EEUU. Hace dos años el European Patent Office aceptó y recientemente publicó la patente en Europa, quedando registrada a mi nombre.
DESPUES DE EUROPA A ARGENTINA Después de tratar pacientes durante diez años, estamos en condiciones de difundir a la oftalmología nacional y a los présbitas de Argentina este nuevo tratamiento que ya ha sido aprobado en Europa. He cedido derechos a la Fundación Argentina de Glaucoma para que se ocupe de la difusión del procedimiento y de la organización y logística de los oftalmólogos que quieran participar en el empleo de este nuevo procedimiento terapéutico.

Dr Jorge Benozzi


Fuente: www.jorgebenozzi.com.ar